Claves para enraizar plantas

Para asegurar el buen rendimiento de los cultivos a largo plazo es vital asegurar que las raíces de las plantas están en buen estado. Por ello, es necesario conocer las claves para enraizar plantas con el objetivo de obtener los mejores resultados en las nuevas plantaciones.

Importancia de las raíces

Las raíces juegan un papel fundamental en el mundo vegetal ya que cumplen una serie de funciones imprescindible para la vida de los cultivos. En primer lugar, permiten la absorción de los nutrientes, las sales minerales y el agua del suelo. De este modo, son uno de los principales eslabones de la cadena nutritiva de las plantas. En segundo lugar, permiten la sujeción de las plantas al suelo, evitando que las condiciones climatológicas como el viento o la lluvia las movilicen. En tercer lugar, contribuyen al almacenamiento de alimentos, función que tiene especial utilidad en épocas adversas como la sequía o el letargo. Por último, aunque no menos importante, algunas propias raíces constituyen alimentos que consumimos en nuestro día a día como por ejemplo la zanahoria.

Por ello, conocer las claves para enraizar plantas ayudará a mejorar el estado de los cultivos. Esto puede ser útil sobre todo a la hora del trasplante de nuevas plantas ya que conseguir que la raíz se afiance y se desarrolle correctamente es uno de los principales retos en este tipo de actividades.

Factores que ayudan al enraizamiento de las plantas

Temperatura adecuada

Una de las principales claves para enraizar plantas es contar con una temperatura cálida y adecuada para nuestros cultivos. Debemos tener en cuenta que por sí solas, las plantas no son capaces de producir calor, por lo que si no están en un entorno que se lo proporcione no podrán desarrollar sus raíces correctamente.

La temperatura del suelo es capaz de modificar el comportamiento de los nutrientes, la actividad de la microbiología presente y, además, la arquitectura de la raíz, como se puede ver en la imagen siguiente.

Las claves para enraizar plantas

Una temperatura con un rango entre 20 ºC y 25 ºC es la ideal para asegurar la mejor proporción entre raíces nuevas y superficiales y raíces profundas, que aseguran la estabilidad y anclaje de la planta.

Niveles de humedad

Del mismo modo que la temperatura, si queremos conseguir que las plantas enraicen de la mejor manera posible tenemos que considerar un entorno en el que exista suficiente humedad. De lo contrario, los cultivos podrían ralentizar su crecimiento o no proporcionar el fruto deseado. No obstante, es importante tener en cuenta que es necesario encontrar el equilibrio en los niveles de humedad ya que una humedad excesiva también es perjudicial para las plantas.

Por ello, si tienes que decidir dónde realizar una plantación o establecer equipos de control en tus invernaderos, busca los niveles de humedad más adecuados para cada cultivo y situación.

Presencia de microorganismos

En cada gramo de suelo existen millones de diferentes microorganismos basados en bacterias hongos, nematodos y protozoos.
El equilibrio entre aquellos que afectan a las plantas y los que se consideran beneficiosos para el suelo afecta a la capacidad de producir nuevas raíces.

Por ello, el gran reto de la agricultura del futuro supone ofrecer todas las ventajas para el manejo y desarrollo de todos los grupos de microorganismos presentes, dando vida al medio y obteniendo beneficios enormes en todos los cultivos.

Reservas de nutrientes acumuladas

Otra de las claves para enraizar plantas cuando realizamos una plantación de tallos son las reservas acumuladas por el tallo. Esto es importante porque en muchas ocasiones los tallos no disponen de hojas o aún no son verdes, por lo que no pueden producir raíces ni llevar a cabo la fotosíntesis adecuadamente.

Utilizar fertilizantes

Cuando se extraen esquejes o estacas de plantas existentes con malos niveles de nutrición, es probable que las nuevas plantas también tengan deficiencias en este sentido. Por ello, aplicar fertilizantes que proporcionen los nutrientes necesarios ayudará a enraizar las plantas.

En concreto, de cara al trasplante, los productos que más pueden ayudarte son:

Soil-Max. Es un activador de suelo que ayuda a mantenerlo vivo y en condiciones adecuadas para el trasplante.
Agran Amino. Consiste en una combinación de aminoácidos animales que permite obtener un mayor aporte energético, enraizamiento, floración y engorde de frutos.

Para obtener el mejor resultado se aconseja aplicar 3-5 L/ha SOIL-MAX + 3 L/ha AGRAN AMINO.

¿Tienes alguna duda acerca de cómo mejorar el proceso de enraizamiento de tus cultivos? Ponte en contacto con nuestro equipo para obtener el mejor asesoramiento personalizado.

Entradas recomendadas